domingo, 24 de agosto de 2014

324 - la insensatez 2

Es cierto, hay muchas "cosas" y "causas" 
que te pueden quemar el cerebro. 

Mashup (algunas frases y clips) de: La marcha de la locura - La sinrazón desde Troya hasta Vietnam, de Barbara W. Tuchman, 1989, parte 2 de 2 

 II. EL PROTOTIPO: LOS TROYANOS LLEVAN EL CABALLO DE MADERA DENTRO DE SUS MUROS.  

El relato más célebre del mundo occidental, prototipo de todos los cuentos de conflicto humano, epopeya que pertenece a todos los pueblos y a todos los tiempos desde que empezó la literatura –y en realidad, desde antes–, contiene la leyenda, con o sin algún vestigio de fundamento histórico, del Caballo de Troya.

Toda la experiencia humana se encuentra en el relato de Troya, o Ilión, al que Homero, antes que nadie, dio forma épica, cerca de 850-800 a.C.  
Aunque los dioses son los motivadores, lo que nos revelan acerca de la humanidad es básico, aun cuando –o, tal vez debamos decir porque– las circunstancias son antiguas y primitivas. Ha permanecido en nuestras mentes y nuestras memorias durante 28 siglos porque nos habla de nosotros mismos, incluso cuando somos menos racionales. En opinión de otro narrador, John Cowper Powys, refleja “lo que ocurrió, lo que está ocurriendo y lo que nos ocurrirá a todos, desde el principio mismo hasta el fin de la vida humana sobre la Tierra”. 


Viéndola en el palacio del emperador Tito, en Roma, Plinio el Viejo consideró que era una, obra que “debía preferirse a todo lo que han producido las artes de la cultura y la pintura”. Y, sin embargo, la estatua no nos revela causa ni significado. Sófocles escribió una tragedia sobre el tema de Laocoonte, pero el texto desapareció, y sus pensamientos se han perdido. La existencia de la leyenda sólo puede decirnos una cosa: que Laocoonte fue fatalmente castigado por percibir la verdad, y advertir de ella.

Mitos y leyendas: Aquiles y la guerra de Troya.

 ... y fue voluntad de los dioses 
disponer a su antojo de las vidas 
de aquellos seres imperfectos. 
Así sus efímeras existencias 
se diluyeran poco a poco hasta 
desaparecer en el devenir de los tiempos ... 

Aquella noche, los troyanos celebran, comen y beben con corazón alegre. Se les ofrece una última oportunidad, una última advertencia. Casandra, la hija de Príamo, posee el don de la profecía, conferido por Apolo que, enamorado de ella, se lo dio a cambio de su promesa de yacer con él. Cuando Casandra, consagrada a la virginidad, violó su promesa, el dios ofendido le echó una maldición, para que sus profecías nunca fuesen atendidas. Diez años antes, cuando Paris se hizo a la vela rumbo a Esparta, Casandra había previsto ya que su viaje causaría la ruina de su casa, pero Priamo no le prestó atención. “Oh, pueblo miserable”, grita, “pobres insensatos, no comprendéis vuestro negro destino”. Están actuando sin tino, les dice, hacia aquello “que lleva en sí vuestra destrucción”. Ebrios, riendo, los troyanos le dicen que habla demasiado, “exceso de sin sentido”. En la furia del vidente desdeñado, Casandra toma un hacha y una tea ardiente y se precipita contra el Caballo de Madera, pero la detienen antes de llegar a él.  

La tragedia es total; no hay heroísmo ni piedad que la mitigue. Pirro (también llamado Neoptolemo) hijo de Aquiles, “enloquecido por su sed de asesinato”, persigue al herido Polites, hijo menor de Príamo, por un corredor del palacio y, “ávido del último golpe”, le corta la cabeza, a la vista de su padre. Cuando el venerable Priamo, resbalando sobre la sangre de su hijo, le arroja débilmente una lanza, Pirro lo mata también a él. Las esposas y madres de los vencidos son indignamente arrastradas, para repartirlas entre los jefes enemigos, junto con el botín. La reina Hécuba corresponde a Odiseo; Andrómaca, esposa de Héctor, al asesino Pirro. Casandra, violada, por otro Ayax en el templo de Atenea, es arrastrada con la cabellera al aíre y las manos atadas, para entregarla a Agamenón y, a la postre, a la muerte por su propia mano, dispuesta a no ceder a su lujuria. Peor aún es el destino de Polixena, otra hija de Príamo, en un tiempo deseada por Aquiles y ahora exigida por su sombra, que es sacrificada sobre la tumba de Aquiles por los vencedores. La mayor tragedia es reservada al niño Astianax, hijo de Héctor y Andrómaca, quien, por órdenes de Odiseo, de que no sobreviva ningún héroe para buscar venganza, es lanzado desde las murallas a la muerte. Troya, saqueada y en llamas, queda en ruinas. El monte Ida gime, y el río Janto llora.

Conclusión del bloguero: Y la historia humana sigue el mismo camino, siglo tras siglo, año tras año.

Conclusión de otro fabulador:

Podemos aprender de la historia humana 
que no aprendemos nada de ella.

"Wild is the wind" de las pasiones y locuras humanas. 

Al analizar la historia, 
no hay que ser demasiado profundo, 
pues con frecuencia 
las causas son muy superficiales. 


sábado, 16 de agosto de 2014

323 - la insensatez 1

Algunos grupos humanos actuan como este gato. 

Mashup = clips y algunas citas del libro: La marcha de la locura - La sinrazón desde Troya hasta Vietnam, de Barbara W. Tuchman, 1989, parte 1 de 2 

Comentario personal: Es un libro sobre la insensatez o idiotez de los poderosos durante toda la historia conocida de la humanidad. Parece que los humanos han inventado un montón de gadgets tecnologicos en los ultimos dos mil años, pero las relaciones entre ellos y su manera de gobernar apenas han cambiado. Ahí vamos con algunos extractos del libro: 

1 - UNA POLÍTICA CONTRARIA AL PROPIO INTERÉS UN FENÓMENO que puede notarse por toda la historia, en cualquier lugar o período, es el de unos gobiernos que siguen una política contraria a sus propios intereses. Al parecer, en cuestiones de gobierno la humanidad ha mostrado peor desempeño que casi en cualquiera otra actividad humana. En esta esfera, la sabiduría –que podríamos definir como el ejercicio del juicio actuando a base de experiencia, sentido común e información disponible–, ha resultado menos activa y más frustrada de lo que debiera ser. ¿Por qué quienes ocupan altos puestos actúan, tan a menudo, en contra de los dictados de la razón y del autointerés ilustrado? ¿Por qué tan a menudo parece no funcionar el proceso mental inteligente? 

 Aparte del gobierno, el hombre ha realizado maravillas: inventó, en nuestros tiempos, los medios para abandonar la Tierra y llegar a la Luna; en el pasado, dominó el viento y la electricidad, levantó piedras inertes convirtiéndolas en aladas catedrales, bordó brocados de seda a partir de la baba de un gusano, construyó los instrumentos músicos, derivó de las corrientes energía motora, contuvo o eliminó plagas, hizo retroceder el mar del Norte y creó tierras en su lugar; clasificó las formas de la naturaleza, y penetró los misterios del cosmos. “Mientras que todas las demás ciencias han avanzado”, confesó el segundo presidente de los Estados Unidos, John Adams, “el gobierno está estancado; apenas se le practica mejor hoy que hace 3000 o 4000 años”. 

La testarudez, fuente del autoengaño, es un factor que desempeña un papel notable en el gobierno. Consiste en evaluar una situación de acuerdo con ideas fijas preconcebidas, mientras se pasan por alto o se rechazan todas señales contrarias. Consiste en actuar de acuerdo con el deseo, sin permitir que nos desvíen los hechos. Queda ejemplificada en la evaluación hecha por un historiador, acerca de Felipe II de España, el más testarudo de todos los soberanos: “Ninguna experiencia del fracaso de su política pudo quebrantar su fe en su excelencia esencial”.
   La historia de un suicidio continental anunciado.


Hubo otro rey de España a comienzos del siglo XVII, Felipe III, que, según se dice, murió de una fiebre que contrajo por permanecer demasiado tiempo cerca de un brasero, acalorándose desvalidamente, porque no fue posible encontrar al funcionario encargado de llevarse el brasero. La aparición de la insensatez es independiente de toda época o localidad; es intemporal y universal, aunque los hábitos y las creencias de un tiempo y un lugar particulares determinen las formas que adopte. No está relacionada con ningún tipo de régimen: monarquía, oligarquía y democracia la han producido por igual. Tampoco es exclusivo de ninguna nación o clase. 

Durante 2 500 años, los filósofos de la política, desde Platón y Aristóteles, pasando por Tomás de Aquino, Maquiavelo, Hobbes, Locke, Rousseau, Jefferson y Madison, hasta Hamilton, Nietzsche y Marx han dedicado sus ideas a las cuestiones principales de la ética, la soberanía, el contrato social, los derechos del hombre, la corrupción del poder, el equilibrio entre la libertad y el orden. Pocos, salvo Maquiavelo, que se preocupó por el gobierno tal como es y no como debiera ser, se preocuparon por la simple insensatez, aunque ésta ha sido problema crónico y omnipresente. El conde Axel Oxenstierna, canciller de Suecia durante el tumulto de la Guerra de los Treinta Años, a las órdenes del hiperactivo Gustavo Adolfo, y verdadero gobernante del país, aunque supuestamente a las órdenes de su hija, Cristina, tuvo amplia experiencia en qué basar la conclusión a que llegó en su lecho de muerte: 

  • “Conoce, hijo mío, con qué poca sabiduría se gobierna al mundo.
  
Y como resumen de hoy una variación de una cita conocida, adaptada al tema de hoy: 


La historia de la humanidad es 
como un cuento relatado por un idiota; 
un cuento lleno de palabrería y frenesí, 
que no tiene ningún sentido.

domingo, 10 de agosto de 2014

322 - Homo no-economicus

Lo que te cuenta una publicidad de un producto
acerca de la publicidad de otras productos similares o iguales:
"Te estan manipulando y programando para comprar sus productos".
¿Y cual es su solución en contra de esta manipulación?:
"Comprame a mi". Y muchas veces el truco funciona.
La libertad consiste en no comprar nada,
ser completamente inútil al sistema economico dominante.

Mashup (= articulo casi entero del periódico El País de España de Fernando Esteve Mora con algunos clips) acerca del  homo no-economicus

Muchos piensan que la razón economicista debe primar en nuestros comportamientos. Pero conviene preguntarse si en el marasmo actual hay culpas de los que están programados para tener cada vez más.

Fernando Esteve Mora         20 Sept. 2013

En 1966, el gran economista Kenneth Boulding cuestionaba la relevancia de la Economía que se enseñaba en los libros de texto, señalando que los individuos que los poblaban no eran seres humanos como los demás. Eran una suerte de creación literaria, miembros de una subespecie del género Homo sapiens muy especial, la llamada Homo oeconomicus, la de los “hombres económicos”.

Subespecie que, en su opinión, no podía existir en el mundo real en estado puro por la sencilla razón de que no podrían reproducirse, dado que “nadie en su sano juicio querría que su hija se casase con un hombre económico, uno que ponderara cada coste y exigiese ante ello su recompensa, ...

Para distraerme de estas melancólicas reflexiones, dada mi profesión, tomé la costumbre, hace ya algún tiempo, de ir anotando los comportamientos antieconómicos que todavía de vez en cuando aparecían en libros y prensa escrita, como si fuera una crónica anecdótica de la extinción de una forma de estar en el mundo. Con el paso de los años, la colección ha ido creciendo en cantidad, aunque adolece de una cierta monotonía, pues la mayor parte de historias que he recogido son variaciones de un mismo tema: la devolución por parte de alguien —pobre, pues si no no era noticia— a su legítimo propietario del perdido sobre, cartera o maleta conteniendo dinero o joyas.


La primera de estas historias, contada por Lluís Racionero, está protagonizada por el gran escritor Josep Pla. Una vez se le ofreció trabajar para el Saturday Evening Post. La oferta, tanto en términos pecuniarios como de prestigio, era más que suculenta. Ningún auténtico hombre económico la hubiese rechazado jamás. Sin embargo, Pla lo hizo, aduciendo que ganar “tanto dinero le descabalaría el presupuesto”. Soberbia respuesta. Frente al tener cada vez más que es el objetivo que todo Homo oeconomicus está genéticamente programado para perseguir, o a su reflejo especular, el tener cada vez menos, aconsejado por delirantes anacoretas, Pla propone el tener lo apropiado. Es difícil saber cuánto es eso. Cierto. Pero ya empezamos a saber, gracias a los estudios de Economía de la Felicidad, que el tener más desde el punto de vista agregado, medido por el crecimiento del PIB dista —a partir de cierto nivel— de ser lo apropiado en términos de bienestar o de felicidad.

La segunda de esas historias la narra Bruce Chatwin en su En la Patagonia. Cuenta una conversación tras pernoctar en el hotel de Río Pico, regentado “por una familia judía que no tenía la noción más elemental de lo que era el lucro”. A la mañana, al pedir la cuenta, tuvo lugar el siguiente diálogo:
—¿Cuánto le debo por la habitación?
—Nada. Si usted no hubiera dormido en ella, nadie lo hubiera hecho.
—¿Y cuánto le debo por la cena?
—Nada. ¿Cómo podríamos haber sabido que usted iba a venir? Cocinamos para nosotros.
—Entonces, ¿cuánto le debo por el vino?
—Nada. Siempre servimos vino a los huéspedes.
—¿Y qué me dice del mate?
—Nadie paga el mate.
—¿Qué es lo que puedo pagar, entonces? Solo quedan el pan y el café.
—No puedo cobrarle el pan, pero el café con leche es cosa de gringos y se lo haré pagar.

Es un diálogo delicioso. Viola sistemáticamente algunos de los principios más básicos de la Economía que se enseña a los estudiantes en nuestras facultades, y por ello un magnífico ejemplo de su alternativa, la que se conoce como Economía del Comportamiento. ...

Fernando Esteve Mora es profesor de Teoría Económica en la Universidad Autónoma de Madrid.

Hinahanap-hanap kita - Sitti Navarro 


Ineficaz, adj. Dícese de lo que no está calculado
para favorecer nuestros intereses.
Ambrose Bierce

martes, 1 de octubre de 2013

321 - yendo a ...

Diferentes maneras para alcanzar,
con más o menos elegancia,
la meta del "nirvana".

Mashup (= bricolaje de algunos comentarios, frases y clips) de: Siendo nadie, yendo a ninguna parte - meditaciones budistas, de Ayya Khema, 1987

Como el blog tiene cada vez menos clientes (visitantes) hay que aceptar la evidencia muy evidente y tomar las decisiones adecuadas, es decir, ni el autor, ni el blog van a ninguna parte, por lo tanto, hoy es la última entrada durante algún
tiempo.

El humanoide que escribe esto se va a tomar unas vacaciones (no)-merecidas, es lo mejor (o casi) que puede hacer. Además, ha elegido el libro de hoy tanto por su titulo, que coincide con la ocasión de una despedida, como por su contenido en si, que le atraye de sobremanera (es su gusto muy personal).

Lo que dice la wiki acerca de la escritora del libro de hoy:

Ayya Khema (August 25, 1923 - November 2, 1997), a Buddhist teacher, was born as Ilse Kussel in Berlin, Germany to Jewish Parents. Khema escaped Nazis persecution during World War II. She eventually moved to the United States. After travelling in Asia she decided to become a Buddhist nun in Sri Lanka in 1979. She was very active in providing opportunities for women to practice Buddhism, founding several centers around the world. In 1987 she co-ordinates the first ever International Conference of Buddhist Nuns. Khema wrote over two dozen books in English and German, including her autobiography: I Give You My Life. ...

Algunas frases del libro en cursiva (para leer, pensar, estar en desacuerdo o pasar de todo olímpicamente):

Uno de nuestras humanas contradicciones es el hecho de estar pensando constantemente en el futuro y el pasado.

Cuando no se piensa, no hay gratificación del ego.

El camino espiritual consiste en abandonar. Nada hay que ganar o perder. Aunque estas palabras su usan a menudo, sólo son modos de expresarnos. En realidad un camino espiritual es un camino de renuncia, de abandono, desprendiéndonos constantemente de todo lo que hemos construido a nuestro alrededor.

Ayya Khema discussion about death

Una mente fuerte no sufre de aburrimiento, frustración, depresión ni tristeza; ha aprendido a desprenderse de lo que no quiere. La práctica de la meditación le ha dado la musculatura necesaria para ello.

La impermanencia, la insatisfacción, la no entidad, son las tres características que encontramos en todo lo existente.

Da igual a quien se culpe, vecino o diablo. La verdad de la vida es la impermanencia total y tenemos que aceptarlo y experimentarlo para vivir de acuerdo con ello.

La mente quiere distraerse. Quiere leer un libro, ver la televisión, visitar a un vecino, hacer algún trabajo, lo que sea para estar ocupada y entretenida. No puede estar contenta y feliz a solas.

Al envejecer - como algunos de vosotros habréis notado - el cuerpo tiene más sensaciones desagradables de las que tenía. Nadie está libre de ello. Es una ley de la naturaleza. La muerte es segura y a menudo conectada con sensaciones muy desagradables.

El miedo se basa en el concepto del ego. Un aharant carece totalmente de miedo. No hay miedo en la persona iluminada. No tiene nada que temer porque no tiene nada que ganar ni nada que perder. Todo se ha convertido en inmaterial, sin significado. Cuando más ego, más miedo.

Pero la constancia de ánimo está basada en la sabiduría y la visión interior de que todo cambia, en la comprensión de la impermanencia total. Ocurra lo que ocurra, todo acabará. Sea lo que sea, carece de significado real.

¿Qué hay que ganar? ¿Adónde hay que ir? Todo está ocurriendo, nada más.

En cualquier caso, la seguridad que todos buscamos es un mito. Es una ilusión. La seguridad no existe. Todos estamos destinados a morir. Todo lo que tenemos está destinado a la destrucción.

No importa dónde, es lo mismo en todas partes. Muy poca gente tiene una expresión feliz en el rostro e igualmente muy poca gente tiene una expresión serena.

El único error que cometemos es esperar cosas equivocadas.

Monje Zen Komuso tocando el Shakuhachi

Hay que terminar en algún lugar,
como se corta una cinta.
Porque un libro (blog) es como la vida misma,
y cada final es ficticio.


miércoles, 25 de septiembre de 2013

320 - escapar 2

Algunas sustancias legales y menos legales
pueden hacer la vida más sencilla o más compli,
depende de como se mire y para quien.

Mashup (= bricolaje de algunas frases y clips) de: Las puertas de la percepción, de Aldous Huxley, 2009, el original en inglés es de 1954, parte 2 de 2

Algunas frases más del libro en cursiva:

En algunos casos, se puede tener percepciones extrasensoriales. Otras personas descubren un mundo de belleza visionaria. A otras más se les revelan la gloria, el infinito valor y la plenitud de sentido de la existencia desnuda, del acontecimiento tal cual, al margen del concepto. En la fase final de la desaparición del ego -y no puedo decir si la ha alcanzado alguna vez algún tomador de mescalina-, hay un "oscuro conocimiento" de que Todo está en todo, de que Todo es realmente cada cosa. Yo supongo que esto es lo más que una inteligencia finita puede acercarse a "percibir cuanto esté sucediendo en todas las partes del universo".

"Es así como deberíamos ver", decía una y otra vez, mientras miraba mis pantalones, los enjoyados libros de los anaqueles o las patas de mi silla. "Así es como deberíamos ver; así son realmente las cosas." Y, sin embargo, había reparos. Porque si viera siempre así, nunca se querría hacer otra cosa. Bastaría con mirar, con ser el divino No-mismo de la flor, del libro, de la silla, del pantalón. Esto sería suficiente. Pero en este caso, ¿qué sería los demás? ¿Qué de las relaciones humanas? En la grabación de las conversaciones de aquella mañana, hallo constantemente repetida esta pregunta: "¿Qué hay acerca de la relaciones humanas?" ¿Cómo se podrían conciliar esta bienaventuranza sin tiempo de ver como se debería ver con los deberes temporales de hacer lo que se debería sentir? "Deberíamos ser capaces de ver estos pantalones como infinitamente importantes", dije. Deberíamos... Pero, en la práctica, esto parecía imposible. Esta participación en la gloria manifiesta de las cosas no dejaba sitio, por decirlo así, a lo ordinario, a los asuntos necesarios de la existencia humana, y, ante todo, a los asuntos relacionados con las personas.

Una de aquellas personas era mi mujer y otra un hombre al que respetaba y tenía mucha simpatía pero ambos pertenecían al mundo del que, por el momento la mescalina me había liberado, al mundo de los Sí-mismos, del tiempo, de los juicios morales y las consideraciones utilitarias al mundo -y era este aspecto de la vida humana el que quería ante todo olvidar- de la afirmación de sí mismo, de la presunción de las palabras excesivamente valoradas y de las nociones adoradas idolátricamente.

Viaje al LSD


Por expresivos que sean, los símbolos no pueden ser las cosas que representan.

La mayoría de los hombres y mujeres llevan vidas tan penosas en el peor de los casos y tan monótonas, pobres y limitadas en el mejor, que el afán de escapar, el ansia de trascender de sí mismo aunque solo sea por breves momentos es y ha sido siempre uno de los principales apetitos del alma.

Gastamos actualmente en bebidas y tabaco más de lo que gastamos en educación. Esto, desde luego, no es sorprendente. El afán de escapar de sí mismo y del ambiente se halla en la mayoría de nosotros casi todo el tiempo.

El afán universal y permanente de autotrascendencia, no puede ser abolido cerrando de golpe las más populares Puertas del Muro. La única acción razonable es abrir puertas mejores, con la esperanza de que hombres y mujeres cambien sus viejas malas costumbres por hábitos nuevos y menos dañinos. Algunas de estas puertas mejores podrán ser de naturaleza social y tecnológica, otras religiosas o psicológicas, y otras más dietéticas, educativas o atléticas. Pero subsistirá indudablemente la necesidad de tomarse frecuentes vacaciones químicas del intolerable sí mismo y del repulsivo ambiente.

Cuando, por una razón cualquiera, los hombres y las mujeres no logran trascender de sí mismos por medio del culto, las buenas obras y los ejercicios espirituales, se sienten inclinados a recurrir a los sustitutivos químicos de la religión: el alcohol y las "píldoras" en el moderno Occidente, el alcohol y el opio en el Este, el hachís en el mundo mahometano, el alcohol y la marihuana en la América Central, el alcohol y la coca en los Andes y el alcohol y los barbitúricos en las regiones más al día de la América del Sur.

Comentario personal: Un libro para todos que quieren escaparse (de una manera u otra) del tedio de un domingo lluvioso o simplemente de la vida rutinaria en general. Pero, como con otros productos, servicios y esperanzas algo exageradas: ¡Cuidado con los efectos colaterales y centrifugales!

La música ideal para entrar
Para flotar a algún "lugar perfecto"
tampoco hace falta palabras muy intelectuales
como se puede ver en los lyrics de la canción:

don't you know that I love you?
In-A-Gadda-Da-Vida, baby,
don't you know that I'll always be true?

Oh, won't you come with me
and take my hand?

Oh, won't you come with me
and walk this land?
...

jueves, 19 de septiembre de 2013

319 - escapar 1

Solamente puedes percibir la magia de la vida
durante los estados alterados de la consciencia.

Mashup (algunas frases y clips) acerca de: Las puertas de la percepción, de Aldous Huxley, 2009, (Original en inglés de 1954), parte 1 de 2

Es un libro escrito durante los años 50 del siglo pasado, cuando Huxley, actuando como un "conejillo de Indias" en unos experimientos cientificos que investigaban las propiedades de algunas "hierbas", describe los efectos sensoriales y corporales después de haber tomado unas sustancias alucinógenas (mescalina).

Huxley ofrece argumentos bastante convincentes para usar la mescalina en la vida cotidiana, por ejemplo, como un medio para abrir la mente a nuevas ideas y percepciones, e incluso como método para mejorar la creatividad de los bípedos comunes.

El autor comenta también su hipotesis que se puede conseguir la visión espiritual y/o religiosa de otros "reinos" a través de la ingestión de estos productos que alteran poderosamente nuestras percepciones sensoriales. Para resumir, es un texto que anima a reflexionar y discutir el potencial positivo de las sustancias alucinógenas.

Como anécdota cultural hay que añadir que tanto el título del libro "The doors of percepción" de Huxley, como el nombre del grupo de música "The Doors" tomaron sus nombres prestados de una frase de un poema de William Blake:

Si las puertas de la percepción se purificaran
Todo se le aparecería al hombre como es, infinito.

A partir de aquí algunas frases del libro en cursiva:

Por una serie de circunstancias, yo me vi de lleno en esta pista en la primavera de 1953. uno de los sabuesos había venido por asuntos suyos a California. A pesar de los setenta años de investigación sobre la mescalina, el material psicológico a su disposición era todavía absurdamente insuficiente y el hombre deseaba mucho aumentarlo. Yo estaba allí y dispuesto -deseándolo muy de veras- a actuar de conejillo de Indias. Es así como en una luminosa mañana de mayo ingerí cuatro décimas de gramo de mescalina a esperar los resultados.

Ayahuasca: Las Puertas de La Percepción

Lo que en el lenguaje de la religión se llama 'este mundo' es el universo del conocimiento reducido, expresado y, por decirlo así, petrificado por el lenguaje.

El cerebro cuenta con una serie de sistemas de enzimas que sirven para coordinar sus operaciones. Algunas de estas enzimas regulan el suministro de glucosa a las células cerebrales. La mescalina impide la producción de estas enzimas determinadas y disminuye así la cantidad de glucosa a disposición de un órgano que tiene una constante necesidad de azúcar. ¿Que sucede cuando la mescalina reduce la normal ración de azúcar en el cerebro?. Son muy pocos los casos que han sido observados y esto impide que se pueda dar una contestación concluyente.

Pues lo que sucede a la mayoría de los pocos que han tomado mescalina ...:

1º - La capacidad de recordar y de "pensar bien" queda poco o nada disminuida. Cuando escucho las grabaciones de mi conversación bajo la influencia de la droga no advierto que haya sido más estúpido que en el tiempo ordinario.

2º - Las impresiones visuales se intensifican mucho y el ojo recobra parte de esa inocencia perceptiva de la infancia, cuando el sentido no está inmediata y automáticamente subordinado al concepto. El interés por el espacio disminuye y el interés por el tiempo casi se reduce a cero.

3º - Y aunque el intelecto no padece y aunque la percepción mejora muchísimo, la voluntad experimenta un cambio profundo y no paranormal. Quien toma mescalina no ve razón alguna para hacer nada determinado y juzga carentes de todo interés la mayoría de las causas por las que en tiempos ordinarios estaría dispuesto a actuar y sufrir. No puede molestarse por ellas, por la sencilla razón de que tiene cosas mejores en que pensar.

La canción habla de la droga 
más fácil de conseguir
(tampoco en todos los países)
para tapar las penas temporales.

El consumo de drogas es una admisión tácita
de una verdad prohibida. 
Para la mayoría de la gente
la felicidad está más allá de su alcance.
La felicidad no se encuentra en la vida diaria,
sino en escapar de ella.
Puesto que la felicidad no está disponible,
la masa de la humanidad busca el placer.
John Gray